Es posible deducir el IVA antes de iniciar la actividad

El empresario o profesional que tiene intención, confirmada por elementos objetivos, de iniciar con carácter independiente una actividad económica y realiza los primeros gastos de inversión, debe ser considerado sujeto pasivo, y al actuar como tal, tiene derecho a deducir de inmediato el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) devengado o ingresado por los gastos de inversión efectuados por las necesidades de las operaciones que pretende realizar y que tengan derecho a deducción, sin esperar al inicio de la explotación efectiva.

Así, lo establece el Tribunal Supremo, en sentencia de 19 de julio de 2017, que determina que el criterio preferente para proceder a la deducción del IVA soportado antes del inicio efectivo de las operaciones gravadas es la intención de destinar los bienes o servicios adquiridos o recibidos a una determinada actividad empresarial.

Así, señala el ponente, el magistrado Martínez Micó -en línea con la sentencia de la propia Sala- de 7 de marzo de 2014-, que una vez nacido el derecho, sigue existiendo aunque la actividad económica considerada no diera lugar a operaciones sujetas a gravamen o aunque el sujeto pasivo no hubiera podido utilizar los bienes en operaciones sujetas al impuesto a causa de circunstancias ajenas a su voluntad.

Limitaciones nacionales

Recuerda Martínez Micó que la jurisprudencia comunitaria -sentencia Gabalfrisa, de 21 de marzo de 2000- establece que el artículo 22.1, de la Sexta Directiva, solo establece la obligación de los sujetos pasivos de declarar el inicio, la modificación y el cese de sus actividades, pero no autoriza a los Estados miembros, en caso de que no se presente dicha declaración, a retrasar el ejercicio del derecho a deducir hasta el inicio efectivo de la realización habitual de las operaciones gravadas o a privar del ejercicio de este derecho al sujeto pasivo.

Las medidas que los Estados miembros están facultados para establecer con arreglo al artículo 22.8 de la Directiva, en orden a asegurar la exacta percepción del impuesto y evitar el fraude, no deben ir más allá de lo necesario para alcanzar dichos objetivos, por lo que, en suma, no pueden ser utilizadas de forma que cuestionen sistemáticamente el derecho a deducir el IVA, que constituye un principio fundamental del sistema común de este Impuesto establecido por la legislación comunitaria en la materia.

Estima que en este caso, la normativa nacional podría dar lugar a la pérdida de este derecho, si tales operaciones no se inician o si el derecho a deducir no se ejercita en un plazo de cinco años a partir del nacimiento del derecho, y que, por consiguiente, "tal normativa va más allá de lo necesario para alcanzar los objetivos de asegurar la exacta percepción del impuesto y evitar el fraude".

Así, la sentencia del TJUE sienta las bases para llenar de contenido el carácter inmediato de la deducción del IVA soportado, proclamando que la inmediatez tiene como referente temporal el momento de la adquisición de los bienes que se han de destinar a la actividad empresarial, aun cuando ésta no haya comenzado efectivamente.

Además, dispone, en la medida en que el derecho a la deducción surge cuando se adquieren bienes o servicios que se van a destinar a una actividad sujeta, que la deducción se practica atendiendo al destino previsible, expresado por una intención que se pone de manifiesto a través de hechos objetivos.

Autónomo: estos son los requisitos a cumplir si quieres cobrar la baja

Son dos los casos en los que los autónomos se pueden dar de baja: por enfermedad común o accidente no laboral y por enfermedad profesional o accidente laboral. En cada una de estas hipótesis se necesitan cumplir una serie de requisitos, tal y como explican desde Gestión Online Sapientia.

En el caso de solicitar la baja por enfermedad común o accidente no laboral, el profesional autónomo deberá haber cotizado como mínimo 180 días en los últimos cinco años y estar al corriente de las cuotas. Asimismo, tendrá que haber obtenido una baja médica por alteración de la salud que impida su ejercicio profesional.

A continuación, se debe notificar a la Seguridad Social la situación de baja y la situación en que queda la actividad, indicándose quien va a gestionar el negocio o si este cesa temporal o definitivamente su actividad. El plazo de notificación es de 15 días desde la fecha de baja.

Asimismo, hay que seguir cotizando como autónomo durante el periodo de baja. En el caso de que persista la baja, hay que presentar cada seis meses un parte de confirmación de la baja. En el caso de que este trámite no se lleve a cabo, aseguran desde Sapientia, se procederá a la pérdida de la prestación.

En el caso de que la petición de la baja sea por cuestiones profesionales o como consecuencia de un accidente laboral, la normativa legal vigente establece que se debe haber cotizado como mínimo 30 días y, al igual que en el anterior supuesto, estar al corriente de las cuotas.

En segundo lugar, es necesario obtener una baja médica por este motivo y notificarla a la Seguridad Social, especificando la identidad de su sustituto. Para ello, el autónomo afectado cuenta con un plazo de 15 días. Como ya sucediera con las bajas no profesionales, durante el periodo en el que no se trabaja se debe seguir cotizando como autónomo y presentar, cada seis meses, una confirmación de la misma.

Finalmente, según indican desde esta compañía, en el primer caso se percibe el 60% de la base de cotización del mes anterior y, a partir del día 22, el 75%. En el caso de la baja por enfermedad o accidente laboral, se percibe, desde el día siguiente a la fecha de incapacidad transitoria, el 75% de la base de cotización del mes anterior.

6 fórmulas para incrementar las ventas en tu pequeño comercio

¿Cuál es la solución para vender másPodríamos resumirla en una sola frase: trabajar mucho y no dejar de innovar. El Observatorio Cetelem 2016 sobre el consumo en España afirmaba que solo el 39% de los encuestados prefería los comercios tradicionales a las grandes superficies. Es un porcentaje pequeño, pero lo más interesante del estudio es saber por qué ese público da prioridad a las tiendecitas de barrio.La respuesta es que un 76% lo hace por la cercanía, un 61% por la atención especializada o el trato y un 34% por la confianza. Mientras tanto los que se decantan por las cadenas lo hacen principalmente por el precio (74%), la variedad de artículos y la facilidad para comprarlo todo en un mismo lugar (51%).

Este estudio da por tanto algunas claves de los valores que debe explotar el pequeño comercio para conquistar a su consumidor potencial. En este sentido, aquí tienes algunas recomendaciones que pueden ayudarte a vender más:

1. Crea un buen equipo de ventas

Ya has visto que uno de los aspectos que más valoran tus potenciales clientes es el trato personalizado. Y no todo el mundo vale para vender… Ten en cuenta que tu equipo comercial es una de las principales bazas del negocio. Necesitas a gente bien formada, que se entusiasme con la venta, que conozca a la perfección los productos de la tienda para poder aconsejar al público y que conecte fácilmente con las personas. Debes conseguir que a los clientes les merezca la pena pagar un poco más a cambio de ese trato cercano.

2. Soluciona las necesidades de tu público

Las grandes superficies no son la panacea. La mayoría apuesta por el público mayoritario y eso provoca que tengan algunas carencias. Tú mismo debes haberlo experimento. Por ejemplo, en muchos supermercados es difícil encontrar frutas y verduras de calidad o productos específicos para intolerancias alimentarias. Lo mismo ocurre con las tiendas de moda, destinadas casi siempre a un público joven y delgado. Ese tipo de carencias son las que debes aprovechar en tu pequeño comercio. Si ofreces algo distinto, incrementarás tus ventas.

3. Sé más ambicioso

Está bien que tengas clientes fieles desde hace muchos años y que trabajes para continuar manteniéndolos. Pero no te conformes con eso. Tienes que intentar atraer también al público más joven, a los nuevos vecinos del barrio y, en definitiva, a todos esos consumidores potenciales que todavía no has conseguido captar. Aunque las cosas te vayan sobre ruedas, en un negocio nunca hay que darse por satisfecho. En este sentido, lo que mejor te funcionará será la innovación. Haz algo distinto y verás cómo se llena la tienda. ¿Un concierto? ¿Repartos en bici a domicilio? ¡Échale imaginación!

4. Trabaja tu comunicación

Gabriel García Márquez dijo con mucha razón que “lo que no se comunica, no existe”. Como decíamos antes, confiar únicamente en el boca a boca no es suficiente y menos para conectar con la nueva era de los Millennials. Tu comercio tiene que contar historias, convertirse en una marca potente, caer bien a su público… Y para todo eso te hará falta comunicar mejor tanto en el ámbito online como offline.

5. Plantéate la venta online

Una buena opción para aumentar tus ventas es crear una tienda online, manteniendo el pequeño comercio físico que ya tienes. Puedes vender los mismos productos y aprovechar recursos o crear algo completamente distinto para tener otra fuente de ingresos.

6. Únete

Una tienda sin más no tiene mucho poder, pero la suma de muchas puede conseguir grandes logros. Únete a la asociación de comerciantes de tu barrio o ciudad y trabaja de la mano de otros negocios para revitalizar el pequeño comercio. Además de unir esfuerzos y recursos, podréis crear sinergias y ofrecer a los consumidores un mejor servicio.

Ahora es momento de corregir los errores y poner en marcha estos consejos. ¡Ya verás cómo aumentan tus ventas!

4 estrategias para educar a tu cliente

Que el cliente siempre lleva la razón es una máxima grabada a fuego entre quienes gestionan la satisfacción al cliente desde las grandes empresas hasta los negocios más pequeños. Pero como autónomo o emprendedor eres consciente de que una gran parte de las incidencias, quejas, ruegos o dudas se deben al desconocimiento de tu cliente; por eso es fundamental que procures educar a tu cliente pero ¿qué significa educar a tu cliente?Te explicamos los mecanismos para ahorrarte un gran grueso de las reclamaciones.

Partamos una premisa. Educar al cliente no gira en torno a las palabras gracias y por favor, ni se refiere a sus modales para tratar con el vendedor en la adquisición del producto o servicio. Educar a tu cliente consiste en darle a conocer sus derechos y obligaciones, aquello que pueden esperar de tu negocio y cómo interactuar con él. A continuación te desgranamos cómo hacerlo.

1. Empieza por ponerte en el lugar de tu cliente

¿Qué espera tu cliente de tus productos o servicios y de tu atención durante la venta?  Resulta importante empatizar con tu comprador y conocer sus expectativas para mejorar al máximo sus experiencia de usuario. Si tienes un negocio online de venta de productos informáticos, un coqueto restaurante italiano o un comercio textil de tallas grandes.

Ponte en los zapatos de tu cliente potencial y somete tu negocio a valoración para determinar si se trata de falta de educación por parte de tu cliente o de necesidad de mejoras en la gestión de tus ventas, aunque ambas pueden ir de la mano.

2.  Explica todo acerca de tu producto o servicio para educar a tu cliente

Uno norma básica a la hora de educar a tu cliente es hacerle saber de forma detallada qué ofrece tu negocio, sus productos o servicios y todo lo que tiene que ver con su comercialización.

Pongamos un ejemplo: un cliente tuyo se queja porque al recibir el iwatch que acaba de adquirir en tu comercio online le han cobrado gastos de envío. ¿Venían específicados en tu web? En caso afirmativo el error es suyo pero en caso contrario el cliente no tenía información para  estar educado en los procedimientos de la compra, por tanto el error es tuyo.

Esta es tan solo una pequeña muestra de lo que significa educar a un cliente; en la práctica son muchas las especificaciones que has de realizarle sobre tu producto o servicio para que no haya lugar a duda o reclamación y tenga muy claro los siguientes aspectos:

  • Precio: Detalla lo que se incluye y no en el precio, especialmente si ofreces servicios extras.
  • Formas de pago: En comercios online esta información debe quedar muy clara. Para el cliente es un engorro no saber si puede pagar con paypal o solo está limitado a otras opciones de pago.
  • Ofertas y promociones: Comunica expresamente cuánto tiempo dura la promoción y las condiciones para acogerte a ella.
  • Derechos y obligaciones: Continuemos con el ejemplo de las rebajas. En este periodo el cliente está más atento a cuáles son su derechos ya que un precio reducido nunca debe ser sinónimo de pérdida de calidad en el producto o servicio. Así que no solo debes ser muy cuidadoso con la información sobre sus derechos sino también sobre sus obligaciones: plazos y requisitos para cambios o devoluciones, garantía en caso de producto defectuoso…
  • Ventajas para tus clientes fieles: Si cuestas con una clara estrategia de fidelización has de comunicarla. Ponerlo en conocimiento de tus clientes es una baza no solo para educar a tu cliente sino para conseguir fidelizar a los compradores primerizos.

3. Deja claro el funcionamiento del negocio

Tu horario de atención al cliente, los puntos de atención presencial u online y en general los datos de contacto. Sabemos que por muy claro que lo dejes siempre correrás el riesgo de tener un cliente intempestivo, incluso tóxico, que se presenta 5 minutos en el horario de cierre y se extiende hasta después del mismo pero toda aclaración es buena.

4. Comunica de forma clara

De nada sirve todo lo anterior si no consigues transmitirlo de forma adecuada. Es mejor que sobre a que falta, es decir, que si tienes que pecar de algo que sea de sobreinformación. Si te sirves de todos los recursos disponibles para comunicar, esto es web, blog, email marketing, atención telefónica, incluso en la etiqueta de tu producto, es poco posible que un cliente recrimine desinformación.

Pero el kit de la cuestión no está solo en dónde comunicamos sino en el cómo. La clave de éxito educar a tu cliente está en el mensaje positivo y la personalización. Tus clientes estarán más receptivos a lo que le transmites.

PAGOS DEL IVA Y NO HAY CAPITAL

En ocasiones el autónomo no ha cobrado la factura cuyo IVA sí tiene que abonar. Y puede encontrarse sin liquidez para afrontar la obligación de pagar.

Los autónomos están obligados al pago trimestral del IVA que recaudan durante la emisión de sus facturas. Existen unas fechas fijas en las que afrontarlo. Sin embargo, el trabajador por cuenta propia puede encontrarse sin efectivo en ese momento, de manera que no puede hacer frente a dicha obligación. En muchas ocasiones, esta imposibilidad se deriva del impago, por parte de sus clientes, de esas mismas facturas. Hay que tener en cuenta que, en España, el periodo medio de pago se sitúa en torno a los ochenta días.

Según la Agencia EFE, nombrando a la empresa de facturación Billage, los autónomos pueden solicitar el aplazamiento de estas obligaciones, a pesar de las modificaciones legales que han tenido lugar en los últimos meses. Con esta opción, el autónomo se permite ir pagando el IVA a plazos, que previamente han sido acordados con la Agencia Tributaria. Eso sí, abonando el interés correspondiente que los Presupuestos Generales del Estado fijan.

Estas cantidades son más reducidas que los intereses que establecen las entidades bancarias, y cuentan con la ventaja de que los autónomos no tienen que aportar garantías en el caso de que no superen los 30.000 euros. Sin embargo, la Agencia Tributaria recientemente ha modificado su criterio respecto a los aplazamientos de IVA, advirtiendo que sólo los concederá en determinadas ocasiones.

Excepciones para pedir aplazamiento

Entre las excepciones contempladas sí será posible que, cuando el afectado presente cualquier medio válido en derecho, sirva para demostrar que el cliente que tenía que pagar el IVA al autónomo no lo ha hecho. Una vez que este aplazamiento se solicite pueden suceder dos cosas.

La primera de ellas es que el cambio sea concedido y el interesado no tenga que realizar más trámites. La segunda, que sea denegado a través de la inadmisión de la solicitud. En esta situación, la Agencia Tributaria marca que no se inicia un periodo voluntario de ingreso, sino que el autónomo entra en periodo ejecutivo. Es por ello que debe abonar el recargo ejecutivo de, al menos, el 5% del importe a ingresar.

Contacto

  • Dirección
    Juan de la Cierva 5
    15008 A Coruña
  • Teléfono
    981 160 165
  • Fax
    981 145 493
  • Mail
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Síguenos 

Situación

  • Coordenadas GPS
    43º 21´ 19¨ N 8º 25´ 30¨ O