Nueva subida de la cuota de autónomos

Muy a pesar nuestro otro año más los autónomos vemos cómo desde el 1 de enero de 2016sube de nuevo la cuota de autónomos un 1% de acuerdo a lo aprobado en los presupuestos generales del Estado.

La base mínima de cotización de los autónomos, que es por la que cotiza el 86% del colectivo, se sitúa finalmente en 2016 en 893,10 euros, en total 10.717,2 euros anuales. Lo que conlleva una cuota mínima mensual de 267,04 euros en lugar de los 264,44 que veníamos pagando en 2015, en total 31 euros más al año. En el caso de los autónomos societarios, la cuota sube aproximadamente hasta 318 €.

La base máxima de cotización sube también un 1%, pasando de 3.606 a 3.642 euros mensuales.

Hay que recordar que la base de cotización es el sueldo “teórico” que se fija el autónomo para determinar su aportación a la Seguridad Social, independientemente de lo que ganemos o no, y que al existir un mínimo, eso quiere decir que estamos obligados a cotizar por un sueldo mínimo aunque realmente no lo estemos cobrando.

Además, condiciona las prestaciones que puede recibir un autónomo en situaciones de desempleo, baja por enfermedad, baja por accidente, y muy especialmente, en caso de jubilación. A la larga, si no somos capaces de incrementar nuestros rendimientos y nuestra base de cotización, la prestación de jubilación estará un poco ajustada para cubrir las necesidades básicas.

Esta subida, habitual en los últimos años, reabre el debate sobre la cuota de autónomos en dos sentidos.

Por una parte, sobre la conveniencia de estas subidas, ya que en los últimos 5 años la cuota de autónomos ha subido un 5% cuando los ingresos de la mayoría de los autónomos han decrecido y cuando la inflación en 2014 fue negativa y en 2015 ha finalizado el año a cero. Es decir, supone un mayor esfuerzo, algo que no contribuye precisamente ni a mejorar la posición de los autónomos ni favorece que puedan crear empleo.

Y por otra sobre la conveniencia de implantar un sistema progresivo de cotización para los autónomos. De hecho, son muchos los profesionales autónomos y colectivos que lamentan que las cotizaciones de los autónomos a la Seguridad Social se ciñan a un porcentaje fijo y no progresivo en función del rendimiento de la actividad y que no exista una exención de cuota para los que ganan menos que el salario mínimo.

 

iWORKS Asesoría- Cómo reducir la factura fiscal

Llega el último mes del año y es cita obligada con nuestro asesor fiscal para que nos oriente de qué forma podemos conseguir el mayor ahorro en nuestra tributación antes de cerrar el ejercicio.

Pues bien, son distintas las acciones que podemos realizar encaminadas a bajar la factura de nuestra renta. Este post nos aportará algunas ideas para planificar nuestra fiscalidad y conseguir ahorrar, aunque, por supuesto, habrá que atender a cada caso como particular.

Planes de pensiones, allá voy

Tradicionalmente, hemos considerado que la aportación a planes de pensiones, es la forma de conseguir un ahorro fiscal a los declarantes del IRPF. Sin embargo, los planes de pensiones han tenido una reducción en la oportunidad de obtener ahorro ya que los límites de aportaciones se han reducido de 10.000 euros a 8.000 euros, salvo cuando la aportación supere el 30%  de los rendimientos del trabajo. Igualmente, las aportaciones a planes de pensiones a favor del cónyuge podrán deducirse hasta 2.500 euros, siempre que sus rendimientos del trabajo hubieran sido superiores a 8.000 euros.

Por supuesto, si desarrollas una actividad económica, es fundamental conocer los rendimientos que prevés obtener a final del ejercicio y compararlos con los que presumiblemente podrás tener a finales del ejercicio 2016. Atención.

¡Es momento de ir de compras!

Si tu beneficio de la actividad es mayor que el que presumiblemente puedas tener el próximo ejercicio, ajusta la escala de gravamen y adelanta tus gastos. Por supuesto, es importante que los gastos en que incurres estén afectos a la actividad. En concreto, las inversiones que realices serán llevadas a gasto a través de la dotación a la amortización, es decir, en función del desgaste que haya producido el bien adquirido.

Si compraste tu vivienda antes de 2013, no la vendas

Si compraste tu vivienda antes de 2013 y tuviste deducciones en tu declaración de la renta de 2012, estás de enhorabuena ya que podrás deducir hasta un 15% de las inversiones realizadas o la amortización de la hipoteca hasta un límite de 9040 euros. Si todavía no has llegado a este importe, puedes hacer una amortización parcial hasta conseguir este antes del 31 de diciembre.

¿Y si quieres vender? Pues espérate al año próximo

Las transmisiones de carácter patrimonial tributarán medio punto por debajo en 2016. Ya sean acciones, inmuebles, etc. tendrán una tributación más interesante el año próximo, bajando del 20% al 19,5%. Por tanto, espera al día 1 de enero mejor.

¿Tienes un amigo que vaya a montar una empresa? Es momento de ayudarle

No habrá límites a la participación a aquellos que no tengan un grado de consanguineidad superior al segundo grado con otros socios, salvo el límite de la deducción que es de 50.000 euros. Por tanto, es importante que valores la rentabilidad del proyecto empresarial de un amigo que vaya a iniciar una actividad nueva. No sólo puedes ganar algo de dinero después de la desinversión, sino que, si cumples los requisitos, puedes tener una deducción del 20% sobre la cuota líquida. Es importante, entre otros requisitos, que las participaciones adquiridas estén en tu poder al menos 3 años y no más de 12 años y que la empresa desarrolle una actividad económica. Estas acciones deberán ser suscritas en el momento de la constitución o mediante ampliación de capital hasta tres años después.

Si inviertes, ganas

Si inviertes los beneficios de tu actividad en activos nuevos, puedes obtener una deducción de un 5%. Estos activos tienes que mantenerlos, salvo baja justificada durante un plazo de al menos 5 años. La inversión tiene que producirse durante el ejercicio en el que se obtienen los rendimientos o en el año siguiente.

Y, por supuesto, hay que ser solidario

Ya sabemos que las donaciones tienen una especial importancia en el IRPF. Las donaciones tendrán una deducción del 50% los 150 primeros euros y un 30% la diferencia restante.

No te olvides de otras deducciones, como las aportaciones a seguros médicos privados a favor de trabajadores, o las cuotas pagadas a colegios profesionales. Pero nuestra mejor recomendación es que cuentes con el consejo de tu asesoría ya que un buen profesional puede ahorrarte dinero.

 

¿Oficina tradicional o centro de negocios?

Muchas personas que se acercan a nuestro centro de negocios nos consultan sobre las ventajas que tiene un modelo de centro de negocios frente al alquiler de una oficina tradicional.

Aparte de la ventaja de facilitar espacios de networking, la principal diferencia que ofrecemos los centros de negocios está relacionada con aportar un conjunto integral de servicios que permiten a las empresas y profesionales ganar en eficacia y eficiencia.

En los centros de negocios nos encargamos de todas las tareas que que no forman parte de la actividad principal de tu empresa pero que son necesarias para tu negocio, desde la atención telefónica y de visitas, la gestión de agenda, avisos y mensajes telefónicos (o la mensajería) hasta el mantenimiento de las instalaciones, pasando por las mejoras continuas en los equipamientos e infraestructuras. Puedes ausentarte de la oficina y tus visitas estarán siempre atendidas, todas tus llamadas contestadas y seguirás recibiendo tu correo. Además, existe un equipo profesional a tu entera disposición, para que te den soporte en el tiempo e intensidad que precises.

En tiempos donde las empresas necesitan ser flexibles, los centros de negocios permiten abaratar costes para disponer de una infraestructura que se adecúe a tu negocio.

El centro de negocios te permite ir creciendo en infraestructura a medida que tu negocio lo necesita, haciendo uso de los recursos de forma puntual en caso de necesitarlos y asegurando que esos recursos son los adecuados, todo ello sin necesidad de realizar inversión alguna.

Por otro lado, con las tecnologías actuales, no es preciso un espacio físico permanente, la oficina virtual es hoy en día una realidad. Es suficiente con algunos servicios de gestión del correo y mensajería, gestión de agenda, uso de salas de reuniones, entre otros, que no precisen de un alquiler (y, por tanto, un coste) continuo. Los centros de negocios se ajustan a esta fórmula, permitiendo al profesional invertir sólo en lo estrictamente necesario.

En resumen, la oferta de los centros de negocios va mucho más allá del alquiler de un espacio físico, por lo que no es comparable con el coste por metro cuadrado de una oficina convencional. Los servicios complementarios y las infraestructuras disponibles hacen mucho más atractivas estas opciones donde los centros de negocios tienen una clara ventaja competitiva respecto a otros equipamientos profesionales.

Como Obtener Una Fuente de Ingresos

¿Te preguntas a menudo cómo tener una fuente  de ingresos? Es una de las mayores preocupaciones de empresarios, emprendedores y autónomos.

iWORKs Business Center & Coworking siempre aconseja lo mismo: “si quieres conseguir una entrada constante de clientes tienes que estar dispuesto a trabajar, y mucho. A ser constante, perseverante y aprender a pensar estratégicamente”.

iWORKs Business Center & Coworking es un espacio de negocios en A Coruña que nace con el objetivo de satisfacer de forma global las necesidades de empresas, profesionales y emprendedores de cualquier sector. Lo que nos diferencia de otros espacios convencionales es la prestación integral de servicios. 

 

 

- Oficinas y despachos: espacios totalmente equipados con mobiliario de diseño, última tecnología en comunicaciones y redes informáticas. Todas las comodidades y prestaciones de una oficina convencional con la menor inversión. Uso totalmente flexible

 

- Domiciliación de actividad /Delegación: servicio idóneo para nuevos emprendedores /empresas que necesitan una ubicación virtual para su negocio dónde se recoja su correspondencia, atiendan sus llamadas  y se pueda reunir con sus contactos en un ambiente profesional. Desde 20 € /mes (IVA no incl..) Oficina virtual: todas las prestaciones de una oficina sin necesidad de contar con un espacio físico.

 

- Salas para eventos (formación, coffebreak, reuniones, showroom, seminarios, videoconferencia…)

 

·        Centro totalmente accesible

·        Agencia de Colocación de Empleo

·        Centro Entidad Colaboradora del Servicio Público de Empleo Estatal

·        Punto PAIT autorizado del CIRCE (Centro de Información y Red Creación de Empresas) – alta de autónomos y sociedades en 24h

·        Inscritos en el Rexistro Xeral de Contratistas Xunta de Galicia

 

-    Equipos de impresión de uso individual y/o equipo común de acceso mediante código privado de despacho. Facturación por número de copias de contador de usuario.

-         Conexión alta velocidad, 2 fibras de 300 MB

-         Descuento del 10% en el uso de Aulas de Formación y Salas

-         Inclusión en nuestro directorio web como colaborador iworker. Publicidad implícita y creación de redes de colaboración con nuestros usuarios.

-    Acceso zonas comunes iWORKs (zona office, zona vending)

 

Adopta una mentalidad estratégica

Todos y cada uno de los movimientos que hagas deben ir encaminados a un objetivo común: ser el primero en llevar las fichas sanas y salvas hasta la meta. Por lo tanto, no tan sólo tienes que ser consciente de un movimiento en concreto, si no que debes tener la menta abierta para poder pensar de un modo más amplio:¿Cómo mover para perjudicar a tus oponentes? ¿Poner “trampas” para avanzar más rápido? ¿Crear barreras?…

Quizá, si no conoces el juego, no sepas de lo que te estoy hablando, pero quédate con la esencia y aplícala a tu negocio: no tienes que realizar acciones aisladas porque no te van a permitir “ganar” ni tener una entrada constante de clientes. Debes planificar cómo guiar a tus clientes hasta la compra de tus productos o servicios utilizando estrategias.

Tienes el 80% del recorrido hecho si adoptas esta mentalidad y la combinas con una buena actitud. Pero vamos al lío. Hoy estoy aquí para hablarte de 5 claves que debes considerar si quieres tener una entrada constante de clientes en tu empresa.

Las 5 claves

1.     Conocer a tu posible cliente: con tanta información que hay actualmente sobre este tema y, aún hoy, me encuentro con empresas que me dicen “mi posible cliente es todo el mundo” Empezamos mal… ¡Error! .

 

 Piensa en un cliente actual que tengas y responde: ¿es hombre o mujer? ¿Qué edad tiene? ¿Está casado? ¿Trabaja? Y si es que sí, ¿dónde o de qué trabaja? ¿Qué le gusta hacer en su tiempo libre? ¿Qué canales consume para estar al día o relacionarse con su entorno? Etc, etc etc.

Haz una descripción detallada de quién es tu posible cliente. Cuanto más específica sea mejor. De este modo sabrás qué estrategias y acciones debes tomar para que compre tus productos/servicios.

2. Ofrecer un producto/servicio que realmente solucione sus problemas o cubra sus necesidades: muy bien, ya conoces al dedillo a tu posible cliente. Ahora, ofrécele algo que realmente le sea útil.

La gran mayoría de empresas cometen este error: diseñan sus productos/servicios sin tener en cuenta a su posible cliente y, después, intentan vendérselos. Seguramente cueste mucho vender ese producto/servicio porque no se ha tenido en cuenta al posible cliente.

Pregúntate qué es más fácil: ¿vender algo sin saber si existe esa necesidad o problema en nuestro posible cliente, o escucharlo y ofrecerle lo que pide?

Para saber con qué necesidades o problemas se encuentra nuestro cliente tenemos una solución bien fácil: ¡pregúntaselo!

3. Captura contactos de posibles clientes: si detectas a alguien con el problema o necesidad que tu producto/servicio resuelve o cubre, no lo dejes escapar.

Se comete el error de dejar de lado a quién no compra en la inmediatez. Debes ser consciente de que un bajísimo porcentaje de las ventas se producen en el primer contacto. Hay estudios que demuestran que un posible cliente necesita recibir entre 4 y 7 impactos antes de lanzarse a comprar. Para generar esos impactos es muy importante captar el contacto de todos aquellos posibles clientes y mantener una relación con ellos.

¿Qué significa captar el contacto? Pues que te dejes su nombre y e-mail, o su teléfono, o su dirección o lo que necesites para comunicarte con ellos.

Hay muchas formas de captar contactos, tanto a nivel online como offline: con una web, un blog, realizando un sorteo, con un formulario físico en la propia tienda…

4. Mantén el contacto y genera confianza: una vez tienes el contacto debes estrechar tu vínculo y crear una relación con él. No sirve de nada que generes una base de datos inmensa si no le sacas partido. Llámalos, envía e-mails, contacta con ellos a través de las redes sociales, o lo que prefieras. Ten en cuenta quién es tu posible cliente, por dónde se mueve y cómo le gusta que te comuniques con él, y hazlo.

Esta es la clave estrella para tener una entrada constante de clientes. Puede que el posible cliente no esté preparado para comprarte de inmediato, pero sí puedo hacerlo en un futuro.

5. No te anticipes: no seas impaciente, porque eso puede hacer que pierdas la venta. Hay que distinguir muy bien la fase de “hago estrategias de marketing y me comunico y estrecho lazos contigo” y la fase “voy a venderte mis productos/servicios”. Si pasas de una fase a otra en el momento equivocado, perderás muchos posibles clientes.

Plan de acción

A continuación iWORKs propone un plan de acción que debes poner en marcha si lo que quieres es conseguir clientela y tener éxito con ella. Aplica cada uno de los puntos que sugiero aunque alguno te parezca una locura, no lo prejuzgues, pruébalos y ya me contarás qué tal fue:

  • Haz una descripción detallada de tu posible cliente.
  • Valora y analiza si los productos/servicios que le ofreces actualmente van acorde a sus problemas y/o necesidades.
  • Traza una estrategia que te permita captar el contacto de posibles clientes y mantener una relación con ellos a lo largo del tiempo. Este punto requiere de un gran conocimiento de tu posible cliente y establecer estrategias en función de ello. Tienes que controlar todos y cada uno de los pasos que quieres que dé el posible cliente hasta que te compre.
  • Y, por último, ¡juega y diviértete! Me sincero: estoy viciada al parchís… ¡Me encanta! (Bueno y a otros juegos de mesa que no voy a mencionar ahora ). Me permite pasar un muy buen rato con mi familia, pero a la vez, fomento mi mentalidad estratégica y mi creatividad.

Busca un juego que te guste (siempre teniendo en cuenta que tenga ese componente estratégico) y ¡ponte manos a la obra! Juega un par de horas una vez por semana y ¡pásalo en grande!

Podría seguir escribiendo mucho más acerca de este tema, me apasiona, pero creo que proporcionar tanta información de golpe es contraproducente. Céntrate en estas claves y verás cómo empiezan a mejorar tus resultados.

Una vez te centres en las claves y pruebes los resultados te invitamos a que nos des tu opinión o nos cuentes como te ha resultado la experiencia ya sea mediante comentario en Facebook , mail o rellenando el formulario de nuestra web .

 

 

Cómo transmitir malas noticias a tu empresa

Ejercer un puesto de control o liderazgo en la empresa conlleva muchas gratificaciones pero también algunos tragos amargos para los que es preciso estar preparado y atender a una serie de pautas de comunicación que pueden amortiguar el impacto de la noticia.  Hablamos de tareas ingratas que tienen que ver con la transmisión de las mismas más que con la toma de decisiones refiriéndonos especialmente a todo aquello relacionado con el futuro de los empleados como un despido,  una sanción o una reducción de salario.

“Si esperabas conocer una forma de evitar las emociones desagradables que acompañan al anuncio de malas noticias voy a decepcionarte,  porque no hay una sola”  afirma Geoffrey Tumlin, director de la empresa estadounidense Mouthpeace Communication. Llegado este punto muchos de vosotros os preguntaréis si realmente se puede ser bueno dando malas noticias y aunque a priori la respuesta sea negativa hay que procurar hacerlo lo mejor posible.

Debemos pensar que no  sólo se trata de una cuestión de empatía con el trabajador sino también de imagen, la de tu propia persona y  la de la empresa porque la reputación corporativa en este asunto puede estar en juego. Pero si hay algo que también está en juego es la actividad diaria; gestionar correctamente la comunicación de una incidencia facilita el buen hacer de los departamentos. De otra forma, postergando la noticia, se puede caer en el colapso.

TIPOS DE DESPIDO 

Despido objetivo, despido disciplinario, despidocolectivo, despido procedente, despidoimprocedente y despido nulo. Son distintos tipos de despido dependiento de las causas por las que se producen o de la calificación legal que haga el juez. Conoce su funcionamiento y características.

Existen distintos tipos de despidos dependiendo de las causas por las que se produzcan. Un despido será objetivo cuando se produce por alguna de las causas objetivas que contempla la ley. El despido disciplinario se produce por incumpliento grave del trabajador.O bien un despido puede ser colectivo cuando se ven afectados un determinado número de trabajadores. Además el despido puede ser calificado de procedente, improcedente o nulodependiendo de si las causas del despido son consideradas o no válidas por el juez.

En este artículo podrás conocer las características y el funcionamiento de todos estos tipos de despidos.

Despido Objetivo

Un despido objetivo se produce cuando se dan alguna de las circunstancias que el Estatuto del Trabajador en su artículo 52 establece como causas objetivas de extinción de la relación contractual.

Causas objetivas para el despido

Se consideran causas objetivas para extinguir el contrato las siguientes:

  • La ineptitud del trabajador ya sea conocida o sobrevenida con posterioridad a su entrada en la empresa
  • Cuando el trabajador no consiga adaptarse a las modificaciones o innovaciones introducidas en su puesto de trabajo, siempre que esos cambios sean razonables y haya transcurrido un período mínimo de dos meses desde que se implantaron dichos cambios.
  • Cuando se den motivos económicos, técnicos, organizativos o de producción que supongan la necesidad acreditada de amortizar puestos de trabajo. Este es uno de los motivos más comunes a la hora de realizar éste tipo de despido. En este caso tienes que acreditar que la empresa necesita reducir costes para subsistir, y que despidiendo a ese trabajador tu empresa obtendrá un ahorro real de costes.
  • La falta de asistencia o ausencias en el puesto de trabajo de forma reiterada cuando supongan el 20% de la jornada en dos meses consecutivos, o bien el 25% en cuatro meses discontinuos en un periodo de 12 meses.
  • Además tras la reforma laboral del Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, se amplian los motivos de despido objetivo, siendo suficiente con que la empresa incurra en pérdidas, o tenga previsión de ellas o bien acumule 3 trimestres de caídas en las ventas para que el despido sea declarado un despido objetivo procedente.

Efectos del despido objetivo

En este tipo de despido la indemnización que corresponde al trabajador es de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades

Tendrás que comunicar por escrito al trabajador su despido explicándole la causa. Al mismo tiempo que entregas la comunicación por escrito al trabajador tendrás que hacerle entrega de la indemnización de 20 días por año de servicio. En el caso de los períodos de tiempo inferiores a un año tendrás que prorratearlo por meses. El máximo de mensualidades es doce.

El preaviso del despido objetivo tras la reforma laboral pasa de 30 días a 15 días, contados desde que se entrega la comunicación por escrito hasta la extinción del contrato de trabajo. Ante un despido el trabajador dispone de los 20 días hábiles siguientes para reclamarlo.
Ten en cuenta que durante el periodo de preaviso el trabajador puede ejercer su derecho a tener licencia de seis horas semanales para buscar empleo, sin que conlleve una disminución de su salario.

Despido disciplinario

El despido disciplinario se produce cuando extingues el contrato con tu trabajador alegando incumplimiento grave y culpable del mismo.

Causas del despido disciplinario

El Estatuto del trabajador contempla como causas justificadas del despido disciplinario las siguientes:

  • Las faltas de asistencia o puntualidad al trabajo de forma reiterada e injustificada.
  • La indisciplina o desobediencia en el trabajo cuando sea grave e injustificada por parte del trabajador.
  • Las ofensas verbales o físicas al empresario, o a los trabajadores de la empresa o a los familiares que convivan con ellos.
  • La transgresión de la buena fe contractual o el abuso de confianza en el desempeño del trabajo. Se considera una transgresión si el trabajador trata mal a los clientes o filtra información a empresas de la competencia.
  • La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo, ya sea normal o pactada. Esta causa tiene mayor dificultad a la hora de acreditarla ante un juez.
  • La embriaguez habitual o toxicomanía habituales en el trabajador, cuando repercutan de forma negativa en el trabajo.
  • El acoso por motivos de discapacidad, edad, convicciones o religión, etnia, orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a alguno de los trabajadores de la empresa también es causa de despido disciplinario.

Efectos del despido disciplinario

Si realizas un despido disciplinario debes comunicárselo por escrito al trabajador, haciéndole constar los hechos que lo motivan y la fecha en que tendrá efectos el despido.

En caso de que al realizar el despido no cumplas los requisitos mencionados anteriormente podrás realizar un nuevo despido en los veinte días siguientes al primer despido. En este nuevo despido si tendrás que cumplir los requisitos y surtirá efectos a partir de la fecha que se realiza.

Este despido puede ser calificado por el juez como despido procedente, despido improcedente o despido nulo. Dependiendo de ello como veremos más adelante tendrá unos efectos u otros.

Despido colectivo

Un despido será colectivo cuando por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción, en un plazo de noventa días, la extinción del contrato afecte a:

  • Diez trabajadores, en las empresas que tengán menos de cien trabajadores.
  • El 10% del número de trabajadores que posea la empresa cuando esta tenga entre cien y trescientos trabajadores.
  • Treinta trabajadores cuendo la empresa tenga trescientos o más trabajadores.
  • O bien cuando la plantilla de la empresa sea superior cinco y se despida a todos los trabajadores, como consecuencia de la cesación total de la actividad de la empresa fundada en las causas de este tipo de despido.

A partir de la reforma laboral de febrero de 2012, se elimina la autorización laboral administrativa que antes era necesaria para que el despido fuece válido, es decir, para realizar un ERE ya sólo es necesario que lo autorice un juez, mientras que anteriormente a la reforma laboral tenía que sera autorizado también con la consejería de empleo de la Comunidad Autónomos correspondiente.

Causas del despido colectivo son las siguientes:

Las causas por las que puedes realizar un despido colectivo en tu empresa son las siguientes:

  • Por causas económicas de la empresa, cuando los despidos realizados contribuya a superar la situación económica de la empresa.
  • Por causas técnicas, organizativas o de producción, cuando los despidos garanticen la viabilidad futura de la empresa y el empleo en la misma. Las causas técnicas están relacionadas con cambios en los medios e instrumentos de producción, las causas organizativas se dan cuando se producen cambios en el ámbito de los sistemas y métodos de producción y las causas de producción, son por ejemplo los cambios producidos en la demanda de los productos y servicios que la empresa ofrece.

Despido nulo, despido procedente y despido improcedente

A los tipos de despido explicados anteriormente, hay que añadir un "segundo nombre", dependiendo del veredicto que realice el juez sobre el despido. Por lo que si el trabajador que has despedido reclama judicialmente el despido, el Juez puede calificar cualquier despido como: despido procedente, despido improcedente o despido nulo. Por ejemplo un despido objetivo puede ser declaradado como despido objetivo procedente, despido objetivo improcedente o despido objetivo nulo. Dependiendo del "segundo nombre" que lleve tendrá unas consecuencias u otras como podrás ver más adelante.

Despido Procedente

El despido procedente es aquel en el que has acreditado correctamente con pruebas las causas del despido disciplinario de tu trabajador, por tanto el contrato con el trabajador se extinge sin que se produzca ningún tipo de indemnización.

Si el despido se declara procedente y las causas por las que se ha producido son objetivas la indemnización será de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

Despido Improcedente

El despido improcedente es aquel en que no demuestras ante el juez el incumplimiento laboral del trabajador o bien cuando el despido realizado no cumple los requisitos formales que establece la ley.

Como consecuencia el trabajador tiene que ser readmitido en su puesto o bien recibir una indemnización.

Tras la reforma laboral de febrero de 2012 a través del Real Decreto-ley 3/2012, de 10 de febrero, establece que la indemnización por despido improcedente de los contratos formalizados con anterioridad a la entrada en vigor de este RD se calculará en base a45 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios anterior a dicha fecha de entrada en vigor (11 de febrero de 2012) y a razón de 33 días de salario por año de servicio por el tiempo de prestación de servicios posterior.

El importe indemnizatorio resultante no podrá ser superior a 720 días de salario, salvo que del cálculo de la indemnización por el periodo anterior a la entrada en vigor de este real decreto-ley resultase un número de días superior, en cuyo caso se aplicará éste como importe indemnizatorio máximo, sin que dicho importe pueda ser superior a 42 mensualidades, en ningún caso.

Despido Nulo

Un despido se declara nulo cuando el motivo del despido tiene que ver con discriminaciones prohibidas en la Constitución o en la ley, o cuando se violen los derechos fundamentales del trabajador. La declaración de este despido supone la readmisión inmediata del trabajador y el abono de los salarios correspondientes al período en el que no ha estado trabajando.

Los cuatro consejos de Tumlin

El mismo Tumlin, en su libro Stop Talking, Start Communication: Counterintuitive Secrets to Success in Business and in Life, aporta y detalla cuatro consejos fundamentales a la hora deafrontar la que probablemente sea la tarea menos grata para un jefe y a la que todo empresario o director de Recursos Humanos se ha encontrado en algún momento, es decir, la comunicación de un despido.  Las cuatro pautas que Tumlin presenta son:

  1. Directo al mensaje: De muy poco sirve introducir la noticia para endulzarla. Ni a tu empleado ni a ti os interesa perder el tiempo así que no te andes con rodeos y ve al grano. Tu mensaje será precisamente aquello que te cuesta tanto decir.
  2. Hazlo con firmeza: Procura no sucumbir a las presiones del destinatario de la maña noticia. Sal de ese embrollo.
  3. Explicación escueta: Da una razón del porqué del despido pero no te extiendas demasiado en otras cuestiones sino que acude siempre a la causa.
  4. Rapidez: No permitas que se convierta en una conversación que dé lugar a reproches u otras reacciones. Debes responder a hechos muy concretos pero recuerda que se trata de una notificación muy lejos de la charla.

El prestigioso diario Wall Street Journal coincide con Tumlin en todos los puntos anteriores pero además añade otros consejos para la comunicación de malas noticias, sea la que sea,  como hacerlo siempre frente a un testigo, preferiblemente del departamento de Recursos Humanos para evitar malas interpretaciones y también notificarlo por escrito con todos los detalles.

Despedir a un trabajador no es una decisión que se pueda tomar de un día para otro. Por ello es importante tener muy en cuenta todo lo que esta acción supone y los pasos anteriores a la notificación de la misma. Nos referimos a cuestiones fundamentales como los requisitos que debe cumplir la empresa, los plazos y formas de preaviso, los derechos del trabajador, indemnizaciones y finiquitos que pagar.

La estrategia del sándwich

Pero ¿y si la mala noticia no afecta solo a un trabajador sino que repercute a la plantilla o a un departamento de tu empresa y debes transmitirlo de manera colectiva? En este caso la estrategia más empleada es la del sándwich. Siempre y cuando la notificación no sea un despido masivo esta técnica te permite transmitir la realidad con un toque positivo aunque sin obviar los malos momentos. Pero ¿en qué consiste este método?

La estructura de la estrategia del sándwich es la siguiente: buena noticia-mala noticia-buena noticia. Se trata de saber identificar qué iba bien, trasmitir cual es el cambio negativo y prever una repercusión positiva del asunto. Este último paso, conocido como análisis post mortem, plantea un beneficio fututo. Y es que después de la tempestad  llega la calma. Eso sí, a la hora de hablar sobre la mala noticia evita poner excusas y señalar culpables.

De todo este artículo de deduce que si eres un autónomo y velas por el buen hacer de tu empresa tendrás que pasar por algunos sinsabores a los que tendrás que hacer frente desde la empatía, la practicidad y la ética profesional.

 

Contacto

  • Dirección
    Juan de la Cierva 5
    15008 A Coruña
  • Teléfono
    981 160 165
  • Fax
    981 145 493
  • Mail
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Síguenos 

Situación

  • Coordenadas GPS
    43º 21´ 19¨ N 8º 25´ 30¨ O